Antofagasta rutas patrimoniales

EL patrimonio y sus edificios

Nombre actual del edificio: Hotel Antofagasta

Nombre Original: Hotel Turismo de Antofagasta, Gran Hotel Antofagasta

Calificación / Tipología: Residencial

Dirección: Avenida Balmaceda 2575

Hotel Antofagasta

Antes

Edificio 29_Después

Después

Ilustración 1: Fachada marítima del Hotel Turismo de Antofagasta. Fuente: Fotografía Claudio Galeno. Fecha: 2007.

Ilustración 2. Vista aérea de fachada urbana del Hotel Turismo. Fotógrafo J. Quezada. Postal Grota, Ed. Grohmann y Cía.. Fuente: Postal en colección Claudio Galeno. Fecha: 1968.

Estatus: Sin protección.

Historia

A inicios de 1949, Martín Lira Guevara, el arquitecto del Consorcio Hotelero Nacional, y algunos gestores locales, entre ellos Oscar Orchard y Jorge Vidal, definieron el emplazamiento del futuro Hotel Turismo. Gran parte de las gestiones y acciones locales previas que desencadenaron en su construcción fueron llevadas a cabo por la Cámara de Comercio de Antofagasta.

Los terrenos elegidos en el borde mar de Avenida Balmaceda, en el remate de calle Prat, eran propiedad de dos empresas: la Nitrate Agencies Limited perteneciente a W. R. Grace & Co. y la Compañía Huanchaca. En mayo de 1949, se iniciaron los trabajos de limpieza del terreno y en junio la Chile Exploration Company realizó una donación de 250 mil dólares para la construcción. Finalmente en febrero de 1950 se solicitaron las propuestas para la construcción de la obra.

La Guía del Veraneante 1953 decía que el Consorcio Hotelero, en su plan de fomento al turismo, había “emprendido la construcción de un amplio y confortable hotel, que desde luego se considera entre los más importantes de Chile”. (GdV, 1953, p.33). El Hotel fue inaugurado el 14 de noviembre de 1953 (EMA, 15 nov. 1953, p.1). Para esa fecha solo el cuerpo norte del edificio había sido concluido, mientras que la parte central y sur aún seguían en obras. El acceso que se utilizó durante esos primeros años, fue la puerta de ingreso en la angosta fachada noreste (hacia el Club de Yates).

A partir de su apertura el monumental edificio, en su devenir de infraestructura urbana, albergó a la ciudad en sus diversos sucesos, contingencias y eventos, constituyéndose en un soporte de la vida pública de la ciudad. La inauguración fue dirigida por el administrador Ernesto Caniggia, la prensa lo publicó en primera página con el titular: “Auténtica fiesta social constituyó la apertura del Hotel “Antofagasta”. Al evento concurrieron personas que habían viajado desde el interior de la región y de los países vecinos, junto con representantes de la sociedad de Antofagasta. A la cena asistieron alrededor de 250 personas, los que “pudieron apreciar directamente la esmerada atención que ofrece el establecimiento, la solicitud y cultura de los garzones”. La fiesta en la cena y en la boite estuvo orquestada por el pianista alemán Federico Waelder, su baterista Elias Valenzuela Rengifo y su lady crooner Elly Morgan.

Una vez que estuvo completamente terminado, la oferta de plazas fue de 168 departamento con baño privado, lo que equivalía a 374 camas. Desde un principio se convirtió en sitio de confluencia de la sociedad antofagastina, que ha disfrutado por generaciones de sus amplios salones, de su antiguo bar “Chuqui”, de su amplio hall de acceso, o de su piscina y playa.

El edificio, destacado internacionalmente por la calidad de su arquitectura y servicios que entregaba, es un caso singular de arquitectura moderna monumental enlazada al paisaje, estableciendo una articulación entre espacio urbano y paisaje marítimo. Se trata de un volumen arqueado de 32,5 metros de altura, de seis pisos con una terraza en la cubierta, que concluye visualmente la principal calle comercial del centro, cóncavo hacia la ciudad, convexo hacia el mar, articulando la vida urbana en un borde edificado.

La construcción incluyó por su fachada urbana un montículo artificial que elevaba el acceso del edificio,para usuarios y vehículos, sobre los 6 metros de altura, lo que entregó un inusual dominio visual sobre la ciudad desde el borde. Una remodelación reciente de la Avenida Balmaceda, recortó parte de esta área que fue convertida en estacionamiento y la vía de acceso fue reconstruida como un viaducto con rampas.

El acceso principal es una gran abertura y está definida por la marquesina y una escalera que conduce al hall, el cual es un gran espacio totalmente vidriado orientado hacia el mar. Al cruzar ese espacio se puede acceder a un extenso balcón que asoma hacia la bahía. En los cuatro pisos superiores, la mitad de las habitaciones enfrentan a través de ventanas la ciudad sobre el desierto montañoso, mientras que, desde balcones, las demás habitaciones enfrentan la extensión de la bahía. Asimismo, el volumen que contiene los grandes salones para eventos, extiende el edificio sobre la playa, resuelto en una arquitectura náutica con pilotis, ventana horizontal y quiebra sol.

Sin duda uno de los logros más importantes del Hotel diseñado por Lira, es la ligereza y permeabilidad que logra con una arquitectura antisísmica. Lo que se resolvió mediante espacios amplios con fachadas libres y con robustas columnas.

Uno de los conceptos al que acude su arquitectura es la de obra de arte total, ya que el hotel integra obras de arte de Thomas Roessner, un destacado artista germano residente en Chile. La investigación de Mabel Cisternas reveló que el artista trabajó para el Consorcio Hotelero y luego para la Hotelera Nacional (más conocida por el acrónimo HONSA) desde 1949 hasta 1959, realizando muchas decoraciones en los diversos edificios destinados al turismo que se levantaron en ese periodo.

En la Edición Internacional de la revista Mundo Diplomático, de febrero de 1962, bajo una foto aérea del Hotel Turismo de Antofagasta, se menciona:

“En nuestra reciente visita efectuada a la ciudad de Antofagasta, en el norte de Chile, una de las regiones más ricas de la República, nos sorprendimos con el lujoso Hotel de Turismo “Antofagasta”, de sobria construcción, amplias comodidades y confort, solo comparable a los más lujosos del mundo, como el Panamá Hilton Caribe, Taj Mahal en la India y el Imperial en Tokio. Las habitaciones con baño, teléfono, vista al mar, nos dejaron la grata impresión de una apacible permanencia, digna de recomendar a los turistas de otras latitudes. Ofrecemos una vista de este magnífico Hotel Turismo Antofagasta, donde se puede apreciar la sobriedad de sus líneas a que hacemos referencia.” 

Documentación

Referencias principales:

  • El Mercurio de Antofagasta (EMA) (15 nov. 1953), “Auténtica fiesta social constituyó la apertura del Hotel “Antofagasta”, p.1.
  • Galeno Ibaceta, Claudio (2008). “Hotel Turismo de Antofagasta, 1950-53”. Revista AOA, nº7, Santiago de Chile: Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), pp.38-43. Versión digital de la revista disponible en: <https://issuu.com/aoachile/docs/revista_aoa_07> 
  • Galeno Ibaceta, Claudio (2008). “Laboratorio confinado. Arquitectura moderna en el norte de Chile”. Revista De Arquitectura, nº 17, “Modernidad y periferia”, Santiago de Chile: Universidad de Chile, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, pp.18-30. Versión digital disponible en: <http://www.dearquitectura.uchile.cl/index.php/RA/article/view/28175>
  • Galeno-Ibaceta, Claudio (2012). “The “Hotelera Nacional de Chile” (HONSA): modern tourism in the desert territory in northern Chile”. En: VV.AA., Proceedings of the 6th Conference of International Forum on Urbanism – Tourbanism, january 25th – 27th, 2012, Barcelona: Escola Tècnica Superior d’Arquitectura de Barcelona – UPC. Disponible en: <http://hdl.handle.net/2099/12615>
  • Galeno-Ibaceta, Claudio (2013). Turismo y arquitectura moderna en el reconocimiento de los territorios desérticos del norte de Chile: el Consorcio Hotelero Nacional y HONSA. Revista Arquitecturas del Sur (AS), nº44, p.92-105. Versión digital disponible en: <https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?código=5231504>
  • Galeno-Ibaceta, Claudio (2014). “Arquitectura e infraestructura turística: el hotel Turismo Antofagasta”. En: Cortés, Macarena; et al. Turismo y arquitectura moderna en Chile. Santiago de Chile: Ediciones ARQ.
  • Guía del Veraneante 1953, Sección de Propaganda y Turismo de la Empresa de Ferrocarriles del Estado de Chile.
  • Mundo Diplomático (febrero de 1962). Revista Mundo Diplomático (ed. internacional). Año XII, nº 103.